FRADE ASESORES
FUNDADORA
OBJETIVOS
ESPECIALIDADES
SUS DUDAS
UBICACIÓN
ARTÍCULOS JURÍDICOS
CASOS PRÁCTICOS
Contacto

  

  DERECHOS HEREDITARIOS

 

Los bienes inmuebles (casas, fincas, pisos) son indivisibles y no pueden dividirse materialmente como puede hacerse con el dinero, razón por la cual lo frecuente es que, al fallecer los padres y finalizar el usufructo vitalicio  o bien, uno de los hermanos quede con la vivienda y el resto perciba dinero u otros bienes, o se venda la casa a un tercero y se repartan los beneficios entre todos los hermanos a partes iguales, una vez deducidas las deudas si las hubiera. Al tratarse de bienes indivisibles y ser necesaria la aceptación de la herencia por todos los llamados a la herencia, si se negaran a ello y cualquiera de los llamados a la herencia quisiera la partición, podrá hacerlo en cualquier tiempo judicialmente solicitando la venta de la vivienda en pública subasta si no hubiere acuerdo entre las partes.

 

  USUFRUCTO:

Una de las dudas frecuentes que surgen son los derechos del viudo/viuda respecto de los bienes que ostenta cuando muere el cónyuge. En el caso de haber capitulaciones matrimoniales en régimen de gananciales, es decir, si no se ha acordado notarialmente la separación de bienes ( por defecto, salvo en Cataluña, todavía rige el régimen de gananciales en el resto de las Comunidades Autónomas), el cónyuge supérstite ostenta el cincuenta por ciento de los bienes del matrimonio. Del otro cincuenta por ciento sólo tendría el usufructo, salvo que no hubiere herederos más próximos, esto es, ni descendientes ni ascendientes, en cuyo caso sería el único heredero si no hubiera testamento. Para evitar al cónyuge viudo/a la pérdida de la vivienda familiar, es común incluir en el testamento una cláusula en la que se establezca que para el caso de que alguno de los hijos quisiera vender el domicilio familiar o cualquiera de los bienes de la herencia, y no respetare el usufructo vitalicio del viudo/a, se verá reducido su derecho a heredar a la legítima estricta, es decir, heredaría el mínimo estrictamente establecido por ley, reduciéndose en gran parte el patrimonio que pudiere recibir. De este modo, los hijos se ven obligados a respetar los derechos del cónyuge superviviente. Con esta cláusula el viudo/a se garantiza su derecho de usar y disfrutar de los bienes de la herencia aunque no pueda venderlos, obteniendo los hijos la nudopropiedad, adquiriendo la plena propiedad del patrimonio hereditario al fallecimiento de dicho cónyuge supérsitite. Para el supuesto de existir discordancias entre hermanos, en el testamento se puede nombrar también un contador-partidor, y sea éste quien decida la división de los bienes.

Prever futuras posibles controversias a los hijos y a los posibles herederos es una manera de ayudar a consolidar la familia y mantenerla unida, además de evitar gastos innecesarios judiciales. 

 

En relación al Impuesto de Sucesiones, hay un plazo de seis meses para liquidarlo en Hacienda desde que ocurre el fallecimiento. Podría solicitarse la prórroga para presentar la declaración en los cinco primeros meses desde el fallecimiento, pero ya comenzaría a generarse intereses de demora.

 

                                                           Julia Sanandrés Frade

 

DESOBEDIENCIA CIVIL

 

La desobediencia civil es un mecanismo de protesta social que consiste en la negativa a prestar obediencia a las leyes y decretos de algún gobierno o poder público. Esta desobediencia puede ser de forma pacífica y no violenta, manteniendo una actitud de protesta contra la autoridad con el fin de rectificar los errores que a juicio de quienes protestan, ésta ha cometido. Son personas resistentes o insumisas a las leyes y los Estados.

Podríamos considerarla como una facultad en la naturaleza humana que se realiza a partir de la toma de conciencia de la injusticia.

Una desobediencia que persigue un bien para la colectividad, no un beneficio para quien la practica, y que es tanto una apelación a la capacidad de razonar y al sentido de justicia de dicha colectividad, como un acto “simbólico” que busca ocasionar un cambio en la legislación.

Una visión moderada de la desobediencia civil sostiene su legitimidad y justifica el incumplimiento o violación de una norma “con el fin de conseguir que el legislador la cambie por otra”. No es la única postura. Las hay más radicales que propugnan la desobediencia civil para acabar con un régimen o sistema, como en el caso de los movimientos anticapitalistas que han surgido recientemente en todo el mundo contra el FMI y el Banco Mundial.

Obediencia y la sujeción a las normas llegan a ser tan familiares que la mayoría de las personas no indagan su origen.

La desobediencia civil es una especie de espejo en el que se reflejan algunas de las deficiencias del modelo de sociedad en el que vivimos.

 El hindú Mahatma Gandhi usó esta estrategia en la India, siendo ésta todavía una colonia del imperio británico, con el objetivo de lograr la independencia de forma no violenta. Gandhi llamó a boicotear al gobierno colonial inglés, mediante huelgas, movilizaciones y violando la autoridad impuesta, con el objetivo de mostrar que de manera pacífica obtendrían mejores resultados que con la violencia, en donde la superioridad de los ingleses aplastaba cualquier lucha armada.

Otra personalidad, destacada en la desobediencia civil fue Martin Luther King, quien predicaba el desconocimiento de las leyes racistasimpuestas en su país, Estados Unidos, contra los afroamericanos.

En España, José Antonio Pérez destacó en 1994 con su Manual Práctico para la Desobediencia Civil, en cuyo libro da un repaso a la historia de la desobediencia civil. Asimismo, en el manual se detalla el Procedimiento para realizar la deducción por objeción fiscal en la declaración de Hacienda, y encontramos un Modelo de reclamación ante el Tribunal Económico Administrativo. También se detallan los pasos para la objeción de conciencia al servicio militar y cómo declararse insumiso, pero dado que la mili dejó de ser obligatoria, quedan como documento histórico.

 

¿CÓMO SURGE?

Hasta el 1960 el término Desobediencia Civil se empleó poco y de forma esporádica en el ámbito cultural europeo; antes se usaba más el término revolucionario. En las obras de Thoreau, Tolstoy y Gandhy, que utilizan el término de desobediencia civil, es inusual, dijéramos raro.

El término Desobediencia Civil se atribuye a Henry David Thoreau, quien, en 1846, fue encarcelado por negarse a pagar impuestos al recaudador en protesta por la guerra de agresión de los Estados Unidos contra México y para denunciar la política esclavista del Estado de Massachussetts.

Thoreau cree que toda persona tiene el “derecho legítimo” a negarse “de forma pacífica e individual, al cumplimiento de aquellas leyes o disposiciones que violenten su conciencia”

Es a partir de los 60, cuando se extiende en EEUU la lucha por los derechos civiles de los negros, animada por Martín Luther King y la protesta contra la guerra de Vietnam. Se identifica con objetor de conciencia, como término eminentemente moral, con una diferencia:

El objetor de conciencia sigue la moral de hombre bueno. Los movimientos de desobediencia civil, la moral del buen ciudadano.

Hoy se habla de desobediencia civil en relación a actitudes de sociopolítica. Movimientos de parados en Francia, movimientos por el pueblo palestino en Oriente Medio, contra contaminación del medio ambiente,...,

El desobediente debe saber que puede equivocarse, pero al acudir a la no-violencia garantizan que las consecuencias penosas de su equivocación, si esta se produce, caigan sobre sí mismo, no sobre los demás.

HENRY DAVID THOREAU, el ensayista estadounidense escribió estos principios en su obra Desobediencia Civil.

Pretende ser compañero de sus alumnos... y abolir los castigos corporales, teoría inadmisible en aquellos años. abre una escuela privada para el estudio directo de la naturaleza y evidentemente omitiendo los castigos corporales, algo así como la antesala de las escuelas racionalistas.

Su finalidad es que el pueblo norteamericano tiene que cesar de tener esclavos y de hacer la guerra a México, aunque le cueste su existencia como pueblo.

Descendiente de inmigrantes franceses, nace el 12 de julio de 1817 en Concord, Massachusetts; la ciudad que fue el sitio de las primeras batallas de la guerra de independencia de los Estados Unidos, en Lexington precisamente el 19 de abril de l775 y que posteriormente iba a ser -gracias a Emerson y al mismo Thoreau- la cuna del renacimiento cultural de Nueva Inglaterra.

A los dieciséis años, Henry David ingresa a la Universidad de Harvard. Después de obtener su bachillerato en Artes, regresa en agosto de 1837 a su pueblo natal, en donde al mes siguiente inicia su labor de maestro, por cierto muy revolucionaria y en consecuencia cortísima ya que pensaba ser compañero de sus alumnos... y abolir los castigos corporales ; teoría pedagógica inadmisible para aquellos años y para los miembros del consejo de la escuela pública de Concord.

Sin embargo al año siguiente, en 1838, con su hermano John abre una escuela privada en donde desarrollarían sus propios métodos de enseñanza basados en el estudio directo de la naturaleza y evidentemente omitiendo los castigos corporales, algo así como la antesala de las escuelas racionalistas.

Su acentuado odio hacia la esclavitud le llevó a participar activamente en el funcionamiento del llamado tren subterráneo por medio del cual se transportaba a los esclavos hacia su libertad: el Canadá.

La lectura de Desobediencia civil nos conlleva a ubicar claramente al pensamiento de la corriente más humanitaria y positiva del pueblo de los Estados Unidos de Norteamérica.

 

las razones que llevaron a Thoreau a escribir su Desobediencia civil, mismas que él expresó al sentenciar: el pueblo norteamericano tiene que cesar de tener esclavos y de hacer la guerra a México, aunque le cueste su existencia como pueblo. El plantea el derecho a la revolución, a una revolución pacífica que se iniciaría con la negación al pago de impuestos por parte de la población. Esto, teóricamente, supondría la limitación de recursos al gobierno norteamericano en su agresiva guerra contra México. Resulta lógico y es hasta necio el decirlo que el pueblo norteamericano o por lo menos su abrumadora mayoría, no hizo caso de tal consejo. Este ensayo es terriblemente crítico, corrosivo.

 

DISTINCIÓN ENTRE GASTOS ORDINARIOS Y EXTRAORDINARIOS EN CASO DE SEPARACIÓN O DIVORCIO

 

Uno de los puntos importantes a tener en cuenta en una separación, divorcio, o medidas de los hijos sobre uniones de hechos, es la distinción entre gastos ordinarios y extraordinarios, determinante a la hora de conocer qué progenitor es quien ha de asumir el gasto, o si se puede afrontar por mitad, a partes iguales entre ambos progenitores.

 El Tribunal Supremo tiene establecido que se denominan gastos extraordinarios aquéllos necesarios para los hijos pero que no se repiten periódicamente en el tiempo. En gastos extraordinarios se incluye cualquier gasto médico necesario para los hijos que no esté cubierto por la seguridad social, tales como gafas, intervenciones quirúrgicas, elementos ortopédicos, gastos derivados de clínica dental, o de cualquier otra índole que afectan a los hijos y que no se podrían cuantificar a principio de año. 

Los gastos ordinarios se pueden subdividir a su vez en aquéllos difícilmente cuantificables en el año, tales como son la comida, el vestido y el ocio, a título ejemplificativo. Y están los que sí que se pueden cuantificar, aquéllos que se repiten  aunque se realicen una vez al año, como ocurre normalmente con la compra de uniforme o material escolar, o bien las mensualidades de guardería, colegio privado, comedor,.., Dichos gastos periódicos cuyas cuantías se conocen, para evitar conflictos en el futuro sobre qué progenitor ha de hacerse cargo de ellos, deben quedar regulados en el Convenio Regulador, o bien en la Sentencia si se tratase de un procedimiento contencioso. 

En principio, los gastos ordinarios quedan incluidos en la pensión de alimentos y, a veces, ésta es mínima,  por esta razón es recomendable incluir la cláusula de los gastos ordinarios de cuantías determinadas derivadas principalmente de los gastos escolares, para evitar que tenga que asumir dichas cuantías el progenitor que quede con la custodia de los hijos. 

Respecto de los gastos extraordinarios no necesarios, tales como clases extraescolares, natación, danza, o cualquier otra, deberá tenerse el consentimiento por el progenitor que no ha tenido la iniciativa para que su hijo realice dicha actividad, y así pueda reclamársele el cincuenta por ciento de dichos gastos a aquél. En caso contrario, tendrá que someterse a autorización judicial, o bien asumir los gastos únicamente el progenitor interesado en dicha actividad para con su hijo. 

Mientras más minuciosas y completas sean las cláusulas en el Convenio Regulador o en la sentencia, más fácilmente evitaremos conflictos entre los progenitores y, a su vez, menos perjuicios se acarrearán a los menores.

 

CLÁUSULAS ABUSIVAS CUANDO HEMOS COMPRADO UNA VIVIENDA

Al comprar una vivienda, nos obligamos a una serie de cláusulas, que la mayoría de las personas ni las lee, ni las entiende aunque las lea. Sin embargo, hemos de firmar para poder comprar el inmueble. Esas cláusulas se llaman de adhesión, porque no están personalizadas para cada uno de los contratos entre comprador y vendedor. No firmamos un contrato, firmamos dos: el primero, con la vendedora, que es quien nos vende la casa, ya sea promotora, inmobiliaria, o un tercero si la vivienda es de segunda mano y se realiza la compraventa entre particulares.

El segundo, con la entidad bancaria, que es quien nos financia el préstamo para poder adquirir la vivienda. Y aquí es donde surgen los problemas, salvo que se hubiere abonado el valor de la vivienda de una vez, lo que a la mayoría nos resulta imposible.

En este caso, firmamos la aceptación de un montón de cláusulas, algunas de las cuales son del todo abusivas para el comprador, como son las relacionadas con los intereses de demora en el pago, o las cláusulas de suelo.

¿Cuáles son las cláusulas suelo? Aquéllas que marcan un mínimo a la baja para el caso de que el euríbor baje más de lo que a las entidades bancarias interesen. Es decir, si el euríbor sube, no hay límite para que la cuota que se abona mensualmente en concepto de hipoteca continúe incrementándose. Si disminuye, la cantidad máxima fijada por el banco a la baja no permite al consumidor gozar de esta ventaja, manteniéndose un tope, y no permitir la aplicación de referencia del tipo que estuviere vigente, lo que es del todo injusto.

Por fin se van viendo las luces, y el defensor del Pueblo andaluz se ha pronunciado respecto de este alarmante asunto, a pesar de no ser de su competencia, haciendo un llamamiento a las administraciones para que se anulen este tipo de cláusulas abusivas e injustas, interesando la indemnización y reparación efectiva de los perjuicios producidos como consecuencia de la aplicación de dichas cláusulas en beneficio de las entidades bancarias. Falta lo más importante: que se acuerde judicialmente la nulidad de este tipo de cláusulas suelo.

 

Julia Sanandrés Frade

   

PADRES QUE NO PRESTAN LA ATENCIÓN SUFICIENTE A SUS HIJOS

Últimamente me pregunto, ¿por qué no se ha tenido en cuenta la opinión del niño, sus derechos y, cómo en el siglo en el que nos hallamos, aún en muchas familias se le manda callar y no se le presta atención, como persona que es? Es el comienzo del respeto.

El otro día, un niño de tres añitos llamaba a su mamá mientras se hallaban haciendo la compra en un supermercado. Esta madre se había encontrado con una amiga y largo rato se quedó charlando con ella. Su hijo, le pedía por favor que le escuchara, pero ante la palabra mamá, comentaba a su amiga la madre: ¨ es que no puede ser, tiene que aprender a esperar a que terminen de hablar los mayores..,¨ y continuaba hablando. Así largo tiempo, al menos media hora o más. El pobre niño se hizo pipí encima, y cuando finalizaron la conversación ambas amigas, se dio cuenta la madre de que su hijo estaba mojado. ¨¿ Pero por qué no me has avisado antes? ahora no tengo muda para cambiarte.¨

      Esta injusta situación desgraciadamente se repite con frecuencia y, qué pocas veces se le pide perdón al menor. Quizás deberíamos reflexionar más los adultos sobre nuestro propio comportamiento.

Los niños sienten que se les presta poca atención, muchas veces viven en soledad. Da igual que se esté cerca de ellos físicamente, si no nos paramos a mirarle a sus ojos, escuchar cómo vocalizan, contemplarles mientras mantenemos con ellos conversación, y darles preferencias al menos cinco minutos al día, dejando el resto de las obligaciones para un momento ulterior.

Crecer en la ignorancia, en la soledad, es duro, y de ahí luego muchos de los conflictos que nos encontramos en los Juzgados de Menores, tienen su origen en numerosas ocasiones en un ¨llamar la atención¨, realizando los menores actuaciones que son delictivas, para eso, para llamar su atención, que está en el olvido, y no lo percibe el adulto. Calmar las necesidades emocionales de los menores, desde que nacen, no es sino desarrollar su seguridad, autoestima, y respeto.  

 
Julia Sanandrés Frade

 

EDUCAR A LOS NIÑOS EN EL CONCEPTO DE JUSTICIA, CON ENSEÑANZAS A TRAVÉS DEL EJEMPLO Y CASOS PRÁCTICOS

Lo que somos hoy día lo debemos en gran parte a la educación recibida en nuestros años de infancia. Las enseñanzas aprendidas en el colegio, en nuestra casa o en la propia calle han moldeado nuestra forma de ser y de pensar. Una vez adultos, recae sobre nosotros la responsabilidad de educar a las generaciones que el día de mañana regirán. Por eso, inculcando una educación correcta a los menores no sólo se les está haciendo un favor a ellos, sino que también a nosotros mismos y a nuestra sociedad.

Pero no hablamos de una educación ‘práctica’, que enseñe a leer y escribir, ni de una educación basada en una disciplina estricta y autoritaria, como en los tiempos pasados, sino de una educación en valores. Es clave inculcar a los niños desde edades tempranas el sentido de la Justicia. Si desde bien jóvenes les enseñamos este concepto, estaremos haciendo un gran favor a la colectividad. Para ello es imprescindible respetar a los menores, que son personas, y con grandes sentimientos. Enseñarles los conceptos de justicia a los niños va mucho más allá de sólo decirles lo que significan. De lo que se trata es de impregnarlos en la Justicia a través de experiencias propias o cercanas, dentro de su entorno. Conseguiremos así que sean naturalmente justos y no porque alguna ley lo mande. ¿Cómo se hace esto? Obviamente con ejemplos prácticos en los que sea el propio pequeño quien administre justicia y sea capaz de ver las consecuencias de sus actos. Se enseñará así a los niños a establecer relaciones justas con sus compañeros, tanto al evaluar sus acciones como al compartir algunas cosas en el juego y en las actividades.

Y como el ejemplo es la base de la educación, es imprescindible que no hagamos lo que decimos que no es conveniente hacer. El adulto es un espejo que ha de enseñar al niño a ser justo a partir de sus experiencias vitales. Y para ello es fundamental que practique un trato justo con los demás. En esta importante tarea tendrá un valioso aliado: el respeto al menor es el pilar fundamental que nos ayudará a conseguir una sociedad más justa.

A título ejemplificativo, si un adulto realiza un acto que no está bien y se le grita, más que ayudarles a reflexionar, lo que conseguimos es bloquearles; ¿ cuánto más se bloquea un menor si lo que recibe ante una acción que ha de corregirse, es un grito en lugar de una dulce explicación? Castigar no es la solución, sí explicar y entender por qué ha realizado aquello que pueda molestar al adulto, para encontrar la solución.

 

Julia Sanandrés Frade

 

 

 


FAMILIA DE BORMUJOS CONSIGUE QUEDARSE EN SU CASA.

LA ENTIDAD BANCARIA VE ROTAS SUS ESTRATEGIAS

Es grato poder transmitir que otra familia más de Bormujos puede continuar viviendo en su casa. Los procedimientos de ejecución y desahucio que se les han llevado a cabo se han archivado porque ha quedado probada la abusividad de las cláusulas que contempla el contrato de préstamo hipotecario..

Las cláusulas del contrato son oscuras y leoninas; y los Intereses moratorios e indemnizatorios, elevados. El abuso de poder por parte de la entidad bancaria así como el desequilibrio existente entre las partes, en perjuicio de los particulares, es palpable.

La resolución del Juzgado de Sevilla que ha tramitado el último procedimiento de ejecución nos ha dado toda la razón: “ Al apreciarse la abusividad de dos cláusulas que han afectado a la liquidez de la deuda en virtud de la cual se ha despachado ejecución, procede el sobreseimiento de la ejecución”.

La entidad bancaria lleva más de cuatro años intentando desalojar de la vivienda a esta familia. Hasta el momento, todas las resoluciones han sido favorables para nosotros y los clientes continúan viviendo en su casa.

En el último procedimiento de ejecución, la entidad bancaria ha planteado Recurso de Apelación por estar completamente disconforme con la resolución; sin embargo, la Jueza de Primera Instancia, en sus fundamentos jurídicos, explica claramente la abusividad de los intereses y la imposibilidad de que se prosiga una ejecución con esos términos. Esperamos encontrarnos con una sentencia que ratifique la resolución actual, mientras, la familia disfruta en su hogar.

La cuantía objeto de intereses que se había pactado mediante un contrato de adhesión es excesiva. Si la sumamos a la principal es como el doble a pagar. Una vez se dictamine en firme la nulidad de dichas cláusulas, reclamaremos la diferencia en beneficio de esta familia, de conformidad con lo que establece nuestro Código Civil: las cláusulas nulas se tienen por no puestas, y lo no puesto, no existe, por tanto, ese dinero cobrado ha de devolverse o bien computarse y restarse del principal.

 

¿ EN QUÉ CONSISTE LA HERENCIA YACENTE ?

Varios clientes me han preguntado acerca de la figura de la Herencia Yacente. ¿ En qué consiste?

Los bienes que quedan cuando fallece una persona, llamado ¨masa hereditaria¨ o ¨caudal relicto¨, quedan sin dueño hasta que se acepta la herencia. Es la herencia yacente. El causante ha podido nombrar voluntariamente en el testamento a un administrador o albacea de los bienes hasta que la herencia sea aceptada. En caso contrario, el juez, a instancia de parte, será quien ordene la intervención del caudal relicto y disponga lo que proceda sobre la administración de los bienes objeto de herencia hasta que sea aceptada.

Es importante destacar que los acreedores pueden ir contra la Herencia Yacente, por ejemplo, por impago de recibos de Comunidad, o por cualquier otra deuda que se contrajera o se hubiere contraído en vida y no se hubiere abonado, convirtiéndose la herencia yacente en parte legitimada pasivamente, debiendo ser el administrador quien la represente. Una vez se haya aceptado la herencia, los herederos verán disminuido el patrimonio hereditario por haberse hecho frente a las deudas contraídas.

Siempre que el juez competente tenga noticias del fallecimiento de una persona y no conste la existencia de testamento, ni de ascendientes, descendientes o cónyuge del finado o persona que se halle en una situación de hecho asimilable, ni de colaterales dentro del cuarto grado, adoptará de oficio las medidas más indispensables para el enterramiento del difunto si fuere necesario y para la seguridad de los bienes, libros, papeles, correspondencia y efectos del difunto susceptibles de sustracción u ocultación. De la misma forma procederá cuando dichas personas estuvieren ausentes o cuando alguno de ellos sea menor o incapacitado y no tenga representante legal.

La figura de la Herencia Yacente finaliza con la aceptación de la herencia, bien por aceptación universal, en la que el patrimonio del causante se mezcla con la del heredero y se hace cargo de todas las deudas del causante; o bien a beneficio de inventario, es decir, el heredero acepta la herencia una vez se han deducido las deudas que tuviere el causante evitando que éstas puedan perjudicar al propio patrimonio del heredero.

Para el caso de no haber herederos legítimos, la herencia puede pasar a ser del Estado, si no hay testamento, dividiéndose el patrimonio hereditario de la siguiente manera:

  1. Un tercio a Instituciones municipales del domicilio del difunto, de Beneficencia, Instrucción, Acción social o profesionales.
  2. Un tercio a instituciones provinciales de la provincia del finado.
  3. Un tercio a la amortización de la Deuda pública, salvo que el Consejo de Ministros acuerde otra cosa.

Las cuantías que se obtienen de un seguro de vida, salvo excepciones, no forman parte de la herencia, y por tanto, el beneficiario podrá disponer de esos frutos sin tener que aceptar la herencia.

Es recomendable asesorarse por abogado de los derechos que ostenta uno mismo, y conocer de las posibles cláusulas que se pueden incluir en el testamento. Evitar conflictos futuros es evitar conflictos familiares.

 

 
Frade Asesores Telf. 646 07 69 31 | fradeasesores@gmail.com